Whitesnake publica 1987, sobran las palabras.

Cuando Whitesnake publica 1987, la industria discográfica se queda sin palabras. Singles de éxito colosal, videoclips omnipresentes en todas las televisiones. De repente son lo más cool y radiable del año. David llega a la cima, objetivo cumplido.

Atrás deja un camino más de espinas que de rosas. La gestación del disco es un desastre en todos lo niveles, pero como siempre, de la desgracia florece lo mejor. Primero Cozy Powell le abandona, hay mucha tensión después de la gira del 85. El batería es un asalariado que no participa en royalties ni en merchandising, un simple músico a sueldo que sin embargo es artífice del cambio en Slide it in y por consiguiente del ascenso radical.

John Kalodner sopesa la idea de lanzar algo así como una resurrección de Plant y Page, pero no ve en los músicos que acompañan a Coverdale a nadie digno. Eso fue un poco el germen que llevaría a Jhon Sykes a girar con Slide it in en la palestra y mantenerse en 1987. La estrategia era clara, imagen, y tener a un duo potente al frente de todo, el frontman y el super guitarrista.

Para ello también había que adaptarse a las exigencias del gran mercado americano. Neil Murray contaba en sus redes sociales hace años lo siguiente. En el bus de gira los demás miembros de la banda escuchábamos bandas americanas, David nos apagaba el aparato y nos espetaba, quitad esa mierda. Con cierto sarcasmo Neil recordaba que se vio casi fuera d ela banda en las grabaciones del disco, justo por que su imagen y su sonido no eran del supuesto agrado del todo poderoso manager americano.

El artífice del sonido de batería, Ainsley Dumbar

Geffen Records tiene un presupuesto muy justo para la producción y contrata al genial Ainsley Dumbar que graba todo lo compuesto y es despedido. Enorme el trabajo de este señor, quitarse el sombrero ante él es poco. Con una escucha a Cryin’ in the rain ya quedamos rendidos a sus artes.

Tras las giras con Dio y Quiet Riot. Coverdale se fija en Vivian Campbell y Rudy Sarzo y les tiene en mente guardándoles en su agenda. Neil Murray también le deja, no sabe si el disco llegará a buen puerto y decide formar MGM con ex miembros de la serpiente blanca.

Así es que Sykes y David finiquitan su deteriorada relación de un plumazo tras la afrenta que supone que el cantante hubiese invitado a Adrian Vandenberg para grabar el solo de Here i go again. Pieza que sería redefinida como single del disco.

Tomy, Rudy, Vivian, David y Adrian

Todo el material que guitarrista y vocalista han compuesto en Francia es de una calidad superior. Mike Stone, el productor está entusiasmado con ello. Aunque cuenta con un grado alto de presión, pues lo grabado es una exhibición guitarrera y al escucharlo, el cantante no ver por donde registrar sus partes vocales. David en un arrebato de supuestos celos plantea que el recién incorporado Adrian vuelva a grabar todas las pistas de guitarra y que las de Sykes sean borradas. Algo que el productor rechaza, por dos motivos, costes de producción, ya que Geffen ha cerrado el grifo. Y sobre todo que el Trabajo de John es soberbio aunque hay que rebajarlo. Gracias al dios del rock, el tiempo ha demostrado que si David llega a salirse con la suya era para asesinarlo con un cuchillo oxidado y luego desinfectar el cuchillo.

En cuanto al supuesto ataque de celos del cantante. Siempre he considerado eso como un rumor absurdo. Echas a Sykes y fichas a Vandenberg? No tiene sentido ni base esa especulación. Sencillamente escuchando las demos uno ve claramente por donde va el trabajo de John Sykes y por donde quería ir la idea de David. Aparte de que en la gira, el guitarrista era prácticamente el centro de atención sobre el escenario, no por temas de belleza física. Si no porque era una bestia parda. Otro rumor no confirmado es el que cuenta que durante la grabación, Mr. Coverdale tuvo que ser operado de sinusitis (esto sí es cierto) y el impaciente Sykes sugirió reemplazar al vocalista y terminar el trabajo con otro cantante (esto no está confirmado).

De gira

El reemplazo tiene lugar a principios de 1987. Entrando el holandés a ser de momento el único hacha presente en la formación. Adrian fue introducido años antes por la novia de este a David. Ella era muy fan de Whitesnake y les animó a presentarse en los camerinos y hacerle entrega del cd de Vandenberg (su banda). El rubio guitarrista es muy afín a la escala blues que tanto gusta al cantante, la imagen también era importante y además Adrian es un gran compositor, todo encaje perfectamente.

Vivian Campbell y Rudy Sarzo son los siguientes en unirse. Ambos habían llamado la atención en las giras que compartieron un par de años antes.

Nos queda Tommy Aldridge, que viene de tocar con todo y es un extraordinario batería y persucionista. Tiene una pegada salvaje y maneja el doble bombo con especial maestría.

Formación de nuevo consolidada, cambios al 100% y apoyo discográfico total al material editado. Esta vez no pueden fallar. Y vaya con los resultados. Aproximadamente diez millones de copias despachadas y empujando a Slide it in a ser casi triple platino. Una gira donde llenaron pabellones de 15.000 asientos durante cuatro noches seguidas, Actuaciones multitudinarias, portadas de todas las revistas y una imagen icónica.

En defensa de los detractores de este disco y esta etapa, he de decir que en ningún momento considero que se vendieron. Adoptar una imagen es un hecho recurrente y que obedece a deseos de la discográfica. Que suele presionar en este aspecto para tener más éxito en un mercado determinado. Otra cosa es cambiar radicalmente tus raíces y forma de tocar, eso no le ha pasado nunca a Whitesnake. No creo que Dont turn away sea muy glam precisamente, o Looking for love (con un increíble solo de Sykes). Por lo tanto, queridos detractores, lo siento pero no tenéis argumentos.

La contundencia es la clave, mezclada con la voz de David recién operado y librado de la infección. Este está realmente soberbio, reina por encima de una música perfectamente ejecutada. Letras menos lascivas eso sí, más sugerentes acordes al mercado americano. Siguen presentes las raíces y las influencias. Puro Led Zeppelin en Still of the night por ejemplo. y una balada. La balada. Is this love.

Recomiendo escuchar las demos evolutivas de estas sesiones de grabación. Por lo tanto valoro mucho más el enorme trabajo de Keith Olsen y Mike Stone, que superaron a Martin Birch en cuanto a potencia. Dejamos atrás un sonido menos pulido y entramos en producciones recargadas con lo justo pero efectivo. El bajo es la parte menos audible, pero quizá por que las guitarras y batería eclipsan al instrumento de cuatro cuerdas. En las demos podemos escucharlo más nítidamente, pero en mi opinión no está a la altura, parece más acompañamiento. Quizá el gran Neil Murray se vio (esta vez sí) intimidado con la potencia en el estudio de la bestia Sykes y el martillo Dumbar.

Sí es cierto que el sonido cambia de ser típicamente británico a ser muy americano. Pero nada vendido aunque haya algo de radio fórmula. La portada abandona imágenes de mujeres montadas en serpientes y crea un escudo incrustado en mármol. Recuerdo mirarla casi en estado catatónico mientras escuchaba el vinilo en casa.

La campaña publicitaria es enorme, el marketing y el poder de Geffen son el apoyo ideal. Los video clips son lo más solicitado y crean una especie de hilo conceptual. Tawny Kitaen (que se convertiría en esposa de David) es prácticamente la estrella. Una mujer de belleza muy agresiva, atlética, con una melena salvaje y una mirada que derrite. Siendo adolescente recuerdo comentar con los amigos, has visto el video en la tele? me he enamorado, creo que me he enamorado.

Sin entrar a analizar los temas en profundidad, por que creo que hablan por sí solos. Creo que este disco pocas veces ha sido superado, es una muestra del poderío total de un artista a finales de los 80. Todo lo que vendría después es muy diferente, marca un hito en la producción. En el marketing y la era de los video clips. En la imagen, todavía tiene algo de esos Whitesnake del pasado, que tardarían en regresar. Pienso que es el trabajo que todos quisieron tener en su discografía. Mostraba que puedes sonar potente y ser el número uno (Metallica estaban haciendo ruido pero no habían alcanzado la cima, aun.)

Bad boys, pura potencia ochentera sin renunciar a la melodía. Looking for love, una epopeya brutal que Sykes imitaría en su trabajo con Blue Muerder. Las regrabaciones de Crying in the rain y Here i go again son un completo acierto. Crying in the rain es una barbaridad que te deja clavado, piensas que los dedos del guitarrista están echando chispas. La pegada de Ainsley es rotunda y milimétrica, de las de tirar paredes abajo.

Still of the night revitaliza esos temas largos y densos, con sus subidas y bajadas. Ese riff Zeppeliniano y la parte percusiva tan machacona a lo bulldozer.

Is this love, no hay más que hablar, con los años nos sonará a pesado y azucarado. Nadie de nosotros lo pensó en su momento, quien no la ha utilizado para decirle a alguna amiga lo romántico que es? quien esté libre que tire la primera piedra. Nadie? lo sabía.

Give me all your love tonite es el claro ejemplo de como hacer un single de éxito, coros guitarras a lo bestia, una pausa y arranque de nuevo como el Concorde despegando, esas teclas de Don Airey ya no son de Lord, pero saben a gloria.

Dont turn away mantiene el hilo con los Whitesnake de siempre, in crescendo, hasta el clímax con un solo inenarrable, con el paso del tiempo es de mis favoritas.

Un poco de semi relleno con Straight from the heart, Children of the night y you’re gonna break my heart again. Sin perder calidad eso sí.

Las demos y work in progress son una delicia para escuchar, nos introducen de lleno en la producción de esta joya. Escuchando a Sykes cantando Bad boys pone los pelos de punta, ese tema es suyo totalmente, el solo que se marca en la sesión es diferente pero sigue siendo salvaje. Su trabajo en este disco nunca debe ser olvidado.

John Sykes a doble voz con David Coverdale, un acierto.

En definitiva, probablemente uno de mis cinco discos favoritos, lo escucho a menudo y me sigue recordando a ese chaval que cogió 1200 pesetas de la hucha para comprarse el casette y vino escuchándolo por la calle con el walkman. A cada minuto me iba enganchando más, me sorprendió la diferencia con los anteriores Whitesnake y me dejó pasmado con el sonido, hoy en día lo sigue logrando, y ya han pasado 33 años.

David Coverdale se está luciendo realmente con los lanzamientos de aniversario de su legado. Las remasterizaciones son muy efectivas, hechas con muy buen gusto. Por ejemplo en Slide it in 2019 ha logrado que el disco suene atronador en la batería y ha destacado los teclados que en algunas partes quedaron tapados.

En la reedicion 30 aniversario de 1987 pienso que ha tocado el cielo. El resultado ha sido digno de premio, el material incluido es muy interesante y generoso en todos los aspectos. Entramos de lleno en la gestación y casi nos hace partícipes de ello. Escucharle dirigiendo las sesiones como hiciese en Slide, donde se le podía oir dando instrucciones a los guitarristas, toca aquí en menor y pasas a esto y aquello mientras yo canto… Demuestran que no es tan solo un cantante, dejan muy claro que David Coverdale es parte de los 70 y 80, parte muy importante e imprescindible.

Al poco vendría Slip of the tongue, que será el siguiente artículo. Estando en la cúspide publicó un disco fantástico que fue repudiado por los die hard fans que no entendían el trabajo de Steve Vai y esta vez sí, la seducción de la radio fórmula. Amí me queda un amargo sabor de boca cuando lo escucho. Pienso que si el carácter de Sykes y sus ansias de ser líder no hubiesen sido tan notorias. Quien sabe si hubiesen llegado más discos de este calibre y hoy en día se hablase de comparativa entre las mejores parejas del rock… Jagger / Richards, Perry / Tyler, Page / Plant… Sykes / Coverdale. Estoy totalmente seguro de esto y por eso siempre pienso, que hubiera pasado si…

6 pensamientos sobre “Whitesnake publica 1987, sobran las palabras.

  1. Excelente artículo. Una pregunta: ¿los guitarristas que salen en el video Is this love? son Campbell y Sykes? El bajista es Murray o Sarzo? Gracias.

    1. Hola Rodrigo, muchas gracias por tu comentario, te aclaro las dudas, efectivamente es Vivian Campbell, pero no es John Sykes si no el holandés Adrian Vandenberg, tras los parches está Tommy Aldridge y al bajo el cubano Rudy Sarzo, en la parte femenina tenemos a la recién y desgraciadamente fallecida Tawny Kitaen, quien fue esposa de David Coverdale hasta la gira del siguiente trabajo Slip of the tongue.
      La banda se encontraba bajo el mecenazgo de John Kalodner y para el asalto americano se exigía un look más acorde a los tiempos del hard rock americano, además Sykes había abandonado abruptamente la formación por las famosas desavenencias con David Coverdale, a quien intentó sustituir mientras este estaba convaleciente de la operación y Sykes pretendía seguir con el nombre de la banda y cantar él mismo, cosa que no se le da mal como sabes por su trabajo en Blue Murder, sus giras en solitario interpretando sus canciones de Whitesnake y también por su trabajo en Tigers y Thin Lizzy, saludos!

  2. Coverdale es una máquina de despedir músicos… de hecho varios álbumes grabados con una formación fueron reemplazados en la correspondiente gira de presentación…en lo personal me quedo con el sonido blusero de los primeros Whitesnake con Bernie Mardsen, Micky Moody, Neil Murray, Jon Lord y Ian Paice…con los que se escribieron y grabaron muchos de los grandes clásicos, pero bueno, son gustos. Saludos desde Argentina…!

    1. Muchisimas gracias Gabriel,
      Efectivamente les tengo más cariño a esos trabajos que comentas, aunque hasta Slip me gustan todos sus trabajos sobremanera, en cuanto a lo de despedir músicos, tiene que ver también con varias bancarrotas y tener que obedecer a lo que la discográfica impuso, para el asalto a los States, Kalodner le dejó bien claro que tenían demasiada pinta inglesa y había que añadir laca y tinte o nada…
      De todos modos fíjate que solo se lleva mal con Sykes, más que nada por que este intentó reemplazarle y quedarse con la dirección de la banda.
      Fuerte abrazo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *