The hottest band in the world, KISS!

The hottest band in the world, Kiss! se despide en 2019-2021 girando por todo el mundo, más adelante hablaré por separado de cada miembro, de su discografía, de sus libros y su vida, pero ahora quiero rendir homenaje a la banda que le puso música a mi adolescencia y me hizo soñar. Explicaré todo en este artículo.

 The hottest band in the world,  Kiss! se despide en 2019-2021 girando por todo el mundo, más adelante hablaré por separado de cada miembro, de su discografía, de sus libros y su vida, pero ahora quiero rendir homenaje a la banda que le puso música a mi adolescencia y me hizo soñar, explicaré todo en este artículo.
Primeros pasos allá por el 73

Kiss, que palabra! tan directa, tan expresiva para un anglo parlante, puede ser cursi, pero dejó de serlo cuando los cuatro fantásticos de Nueva York unieron sus fuerzas y pulieron la joya que habían creado.

Gene, Paul, Peter y Ace, soñadores que venían de no hacer nada apenas productivo con sus bandas y proyectos por separado. Ganándose la vida en diversos empleos, grabando coros para algunos discos de otros artistas, mientras una tormenta de ideas sin materializar aceleraba sus latidos.

La combinación no podía ser mejor, influencias de The Beatles, de Hendrix, de los Stones o Led Zepellin, Humble Pie, Alice Cooper, Bowie, Slade, formas de tocar muy diferentes, la frescura y explosividad de Ace combinada con la suave armonía de Paul y su elegancia rítmica, según él escondía su falta de técnica, para mí es simplemente exquisito sin aspavientos.

Gene ponía el groove perfecto con ese bajo tan particular tocando con púa, no era Jaco Pastorious, era un tío que quería tocar como Paul McCartney pero que debido a la evolución del grupo se fue haciendo dueño de un sonido más pesado, llegando a sonar muy heavy en Hotter Than Hell.

Que puedo decir de Peter, un tipo que no estaba muy metido en el rock más duro y su forma de tocar nada tenía que ver con ello, pero su energía en los comienzos fue una inyección de adrenalina para la banda, supo suplir esa falta de recursos en cuanto a sonido denso y contundente, con un ritmo endiablado y un empuje que en directo era esa locomotora que bombeaba hormigón a la banda.

Stanley y Simmons como Eisen y Klein en Wicked Lester

Los comienzos fueron durísimos, probando maquillajes, uniformes hechos a mano por ellos, sus novias y sus madres, componiendo temas de manera vertiginosa para adaptar sus canciones a su imagen tan cambiante en sus primeros shows. Podemos usar el She de Wicked Lester al She de Kiss (Dressed to Kill) o el She del Alive I, el contraste es espectacular. O de aquellos temas que sonaban en el Coventry, Daisy u Hotel Diplomat y los primeros garitos donde tocaban. Esa mezcla de canciones de etapa anterior chocaban de forma beligerante con el nuevo aire y aspecto de la banda. Life in the woods me viene a la cabeza, o In the darkness, temas que nadie en su sano juicio incluiría en un show de Kiss.

Gene y Paul apenas se cayeron bien de primeras, ambos pensaron del otro, vaya un engreído, soy mejor compositor que él. Ese choque provocó un alejamiento y un tiempo de reflexión que más adelante fue sano para ellos, pues reconociendo el talento mutuamente no provocó más que un reto para ponerse al servicio del proyecto. Pronto fueron presentando en su local de ensayo letras y riffs que derivaron en temas que más de 40 años después, siguen abriendo sus shows o teniendo amplia participación en su repertorio.

Peter Criss aparece por medio de un anuncio en prensa y la impresión no puede ser mejor, el gatito estaba harto de no tener futuro y quería jugar su carta e irse al lado más salvaje posible. En la llamada de Gene estuvo a punto de mandarle a la M, ya que este le hizo preguntas estúpidas al margen de lo importante.

Pero Peter entendió que para los futuros miembros de la banda, la imagen era muy importante, todo formaba parte del plan para llamar la atención e ir desarrollando el monstruo que llegó a ser. No les importaba lo que el público pensase de ellos, querían ser algo visualmente poderoso y llamativo y se fueron gestando de esa manera una serie de intentos en busca de una personalidad propia como miembros por separado pero que llegara a homogeneizar el impacto visual.

Pasaron de ser una panda de travestidos mal maquillados, coquetearon con cierto aire de estética sado, jugaron con el vinilo y el spandex, los apliques de metal, calaveras, rayos, maquillaje de mujer, vestidos. Hasta que junto con su segundo equipo de management recibieron ese impulso económico que les sirvió de base para tener más confianza en el desarrollo de sus personajes. Gracias también a Ace, quien ayudó mucho no solo en el diseño del logo si no en los trajes.

Buscaban gente que tuviese ego, pocos complejos, buena presencia, capacidad de sacrificio y sobre todo un sueño que cumplir. Tocar algún día en el Madison Square Garden, ser número uno y tener una vida de millonario. Dejo al margen el tema de lo de las chicas etc por que eso va intrínseco en el mundo del rock and roll.

Ace es caso aparte, un tío que se presenta como si hubiese aterrizado de Jendell, el planeta de donde dijo que venia, zapatillas de colores diferentes, entrometiendose en la prueba de otro músico dejando alucinados a los tres miembros por derecho de la banda, pero cuando le dicen que siga el solo de Deuce todos se miran y dicen, bueno, ya está, tenemos al que nos va a cuadrar el círculo, un tipo con imagen de no ser de este mundo, con una técnica que tampoco lo era del planeta tierra.

Explosivo e incendiario, con eso que llaman flashy, que te deja atónito cuando le escuchas por que no puedes dejar de pensar, es perfecto para la banda, sus gimmicks, esas muecas, su aspecto de ser perezoso en el escenario pero a la vez algo cómico en su manera de moverse. Contrastaba con la fiereza de Peter, el magnetismo de Gene y su atronadora voz forzada y el ya más decidido a ser el frontman definitivo que es Paul, con sus largos discursos, su forma de moverse, su indiscutible energía y su más que notorio atractivo andrógino. Todo ello forma un cóctel incendiario en el escenario que no correspondia con las ventas de un su primer album.

Portada de su primer disco, Kiss

Producido por Kenny Kerner y Richie Wise, que no fueron los adecuados para aprovechar lo mejor de una banda en estado de gracia. Por negligencia de ellos no tenemos hoy en día un primer disco de Kiss como debió sonar siempre. Ojalá por ejemplo Eddie Kramer hubiese estado en los mandos.

En cuanto al proyecto, siempre he pensado que Gene era el que más desarrolladas tenías las ideas. Fue el que más aportó en cuanto al impacto de la banda en sus comienzos, digamos que teatralizó más que ninguno su personaje y lo convirtio en algo que iba más allá del músico. Largo y tendido se ha hablado de ridículos rumores sobre injertos de lengua de vaca, pisotear pollitos en el escenario, violar niños antes de salir al escenario y tonterías que a cualquier banda hubiesen arruinado.

Pero Kiss ya era un torbellino, nadie quería tenerles de teloneros por que después de su show al público ya no le interesaba ver a la banda del momento si no estaban maquillados, llenaban el escenario de explosiones y fuego y su batería no levitaba.

Primeras actuaciones con los diseños casi pulidos

En algunos conciertos tocaban para diez personas pero su mentalidad era la de no rendirse aunque la mitad de esas diez personas fuesen sus novias o amigos. Ideas como hacer conciertos para captar productores y usar a sus novias para que lucieran camisetas de la banda y gritaran como si fuese un show de The Beatles lograron atraer a Neil Bogart, gerifalte del sello Casablanca.

El reto era conseguirles un contrato en menos de un mes y grabar un primer disco del que ya hemos hablado mínimamente. Kiss vendió de forma irregular y muy por debajo de lo esperado. Se habían labrado una reputación que no se correspondía con las ventas, así es que tras patear escenarios de la América profunda y Canadá, regresaron al estudio para ver si el glamour de Los Angeles podría contagiarles cierto brillo. El resultado fue otro albúm producido en una alcantarilla. Con un sonido lejano y con ya el primer intento de impactar mucho más, recreando su propio All right now en el tema Hotter than Hell. Apadrinando sonidos más heavy e incluso grunge, con un Ace mucho más potente y sonando tan mal que pienso que otra vez perdimos una oportunidad histórica de obtener algo que nunca será.

Sesión de fotos para la portada de Hotter than hell

Portada con guiños al mercado japonés, sesión de fotos legendaria, temas de impacto, pero a pesar de mejorar en ventas no se obtenía lo esperado.

En muy poco tiempo Neil Bogart toma las riendas de la producción para ahorrar dinero de sus maltrechas arcas. En esta ocasión siguen sin plasmar su crudo y potente sonido del directo. Se acercan incluso al glam más que nunca, graban canciones con el sello Starchild, maravillas como Come on and love me, donde pienso que Ace plasma un trabajo excelente en las guitarras y Paul demuestra porqué es un excelente rítmico y un solista muy melódico.

Crean una portada muy llamativa con una icónica sesión de fotos y tras el intento fallido de tener un himno con Hotter than hell, componen entre Paul y Gene su tan ansiado icono musical, Rock and roll all night. En este disco pasó totalmente desapercibido, suena flojo, sin ese carisma que el solo de Ace y los coros le dan en directo. Pero las ventas suben y la reputación es cada vez más al alza, se les comienza a radiar y se habla de ellos. La reputación sube como la espuma.

Intentando crear la portada de Dressed to kill

Evidentemente los gastos de la banda, viajes, mantener un espectáculo costoso, la imagen, el marketing y todo lo que conlleva un estilo de vida que empieza a ser salvaje, dejan huella en el sello. Casablanca al borde de la bancarrota y en la persona de Neil Bogart y Bill Aucoin, que casi arruinado lanza el órdago del todo o nada. Será un disco en directo chavales! nos la jugamos. Somos la banda con el directo más aplastante, nos hemos comido a Marshall Tucker, Aerosmith, Journey, Bob Seger, Rush, Black Sabbath y quien se nos ponga por delante. Tenemos que plasmar esa rabia, la potencia, el fuego y la comunión con el público o morir en el intento.

El resultado es un disco doble en directo con portada legendaria, decimos que lo grabamos en el Cobo Hall de Detroit ni más ni menos. Aunque la mayoría de las tomas no son de ahí, lo retocamos un poco para ajustar los desfases y editamos uno de los diez mejores discos live de la historia. Ahora se va a enterar el mundo de quienes somos por fin!

Toma alternativa para Alive I y su legendaria portada

Rock and roll all night suena en todas las emisoras, hay rumores de cambiarlo por el himno nacional, las tiendas tienen colas de pedidos para la reedición, disco de oro, platino, doble platino, triple. Kiss reina en los States, el mundo de la música a sus pies, ya nadie les puede arrebatar el sueño. Tras una exhaustiva gira llega el momento más complicado, pero al menos la mitad del sueño se ha cumplido en muy poco tiempo.

Atrás quedaron los miedos a ser asesinados en la América profunda. Los viajes en furgoneta donde Ace no tenía ni maleta, guardaba sus pocas pertenencias en una bolsa de plástico, las habían pasado de todos los colores para llegar hasta la cima.

Con el siguiente album, Destroyer, se tira la casa por la ventana, cumpliendo un anhelo de Gene, gran amante del comic, se contrata a Ken Kelly para crear una portada sencllamente magistral. Hoy en día conocemos la que iba a ser utilizada pero se desechó por motivos de posible censura en detrimento de una que a mí personalmente me gusta más para el concepto de la banda. En los controles el no menos legendario Bob Ezrin, que venía de dejar su impronta en obras capitales de Alice Cooper o Pink Floyd.

Pero… estos chicos no estaban preparados para algo así, un dictador en la producción. Un personaje que sería piedra angular en el desarrollo a nivel emocional y musical entre los miembros, que provocaría el caos y la disgresión total. Aunque a su vez honraría los anales de la música con un plástico corto, potente, creativo, mágico y con muy buena música. Llevando el control al extremo y la obsesión por exprimir a los músicos a niveles que rayaban el paroxismo. Les trató de novatos, de críos, de instrumentistas mediocres, de famosos de medio pelo. Introdujo mucho más de lo que estaban Peter y Ace en el mundo de las sustancias prohibidas. Aumentó los niveles de timidez e inseguridad de ambos y terminó por crear dos bandos, Peter y Ace por un lado y Gene y Paul por otro, lo cual años después resultó nefasto.

Icónica portada en Destroyer

Bob pensó que a estos chicos había que formarles, venían con ideas que él rechazaba de pleno o convertía en todo lo contrario, añadiendo nuevos sonidos, orquestas, calíopes, secciones de viento, campanas, ideaba intros, creaba solos como el de Detroit rock city, muy flamenco por cierto.

Cambió por completo un tema que en manos de Paul no hubiese llegado a nada y que se convirtió en himno y sello personal en la garganta y el bajo de Gene. God of thunder, era una canción con buena letra pero adolecía de potencia y no cuadraba con lo que pretendía contar en su contenido. Añadimos un toque extraño con niños jugando con pistolas que eran familiares, bajamos el tempo y le ponemos fltros y voilá, una barbaridad sónica. Le ponemos a Do you love me una intro de batería que sonaba por fin bien en manos de Peter, le metemos a Detroit rock city una intro, una linea de bajo espectacular, una pista de bateria memorable y un solo a dos bandas que tira de culo, otro himno al saco.

Le damos un voto de confianza a Peter metiendo una balada que ya estaba compuesta en tiempos de su vieja banda Chelsea. Con arreglos orquestales ya que Ace no se maneja bien con la acústica y tenemos la canción más famosa del año. Jugamos al experimento con Flaming youth, que a la larga es mi favorita del disco, y la ida de olla de Great expectations se la achacaremos a los excesos grandilocuentes. El resultado es un disco que con el tiempo se demostró enorme, pero que a los nuevos fans de la banda les dejó fríos, esperaban mas rock and roll, no querían escuchar cosas raras, querían más rock and roll all night y menos Sweet pain.

La gira fue una locura, sexo, drogas y habitaciones destrozadas, egos enfrentados por primera vez, problemas de cohesión. Eso sí, un directo que quitaba el hipo, hay muchos discos pirata de la época como el Stoned in Paris que dan buena cuenta de ello.

No son cuadruple plátino pero siguen vendiendo y llenando escenarios, arrasando y dando que hablar. La maquinaria del merchandising empieza a dar sus frutos y los cheques se acumulan sin cobrar, todo ello hace que sin descanso quieran aprovechar que están surfeando en la cima. No quieren experimentos, quieren algo crudo, directo y fiero, quieren Rock and Roll over.

Mi portada favorita, Rock and roll over

Que mejor idea que volver a trabajar con Eddie Kramer después de la pesadilla con el sargento de hierro Ezrin. Ansiaban recuperar la crudeza y la espontaneidad. Este disco fue el gran beneficiado ya que se nutrio de la afluencia de capital que llegaba en masa.

Se alquiló un teatro para grabarlo prácticamente en directo, se aisló a Peter en los baños para lograr un sonido de batería potente y muy directo. Todos se comunicaban con él por circuito de vídeo y así en muy pocas tomas se logró recrear la atmósfera adecuada. Para mí es un disco donde todos brillan, pero especialmente es un disco de un Ace ya maduro a nivel musical y Paul en su mejor momento. De hecho pienso que I want you es la mejor canción de Kiss de lejos, no sólo el tema en sí, la combinación de solos entre los dos guitarristas es algo simplemente mágico.

Mr. Speed, Take me, Makin’ love (puro LZ) y Hard luck woman, tienes un disco enorme, suma los aportes de Gene, un peldaño más abajo, una portada irrepetible, ya tienes un disco que influenció a músicos de toda una generación que quemaban el vinilo a diario. Bret Michaels, Nikki Sixx, Jerry Cantrell… por nombrar a varios, lo sitúan como el disco que les hizo soñar con volar muy alto en esto de la música.

Seguimos para bingo con la misma fórmula en cuanto a produccion y aprovechando que Paul Stanley está totalmente desatado a nivel musical y en su grado de confianza sobre el escenario. De ser aquel chaval inseguro que tenia dudas sobre su valía en las tarimas, emerge de repente como el poderoso motivador de masas, sus arengas y discursos obtienen un apabullante seguimiento y es capaz de ser el líder mesiánico que contrarresta el silencio de Ace, la trinchera de Peter y la personalidad de Gene que se basa en interactuar con ciertos gimmicks y sin diálogo evidente con el público.

El Starchild es ahora el nexo de unión de la banda y sus fans, desde el escenario agita a un lado y a otro a su público, la recien fundada Kiss Army es su ejército fiel que les defenderá de los absurdos ataques del sector conservador, lógicos por otra parte si nos basamos en la edad cultural de la época en un país donde todo es sospechoso si tiene éxito y estos cuatro enmascarados no iban a quedarse fuera de todo duda por muy super héroes que fuesen.

Alright! Love gun!

En Love Gun Mr. Kramer produce de una manera magistral, me encanta el sonido de este disco, es directo pero a la vez potente y crudo. Diría que suena como el hijo de Destroyer y Rock and roll over, sólo que tiene algunos temas que quedarían fuera hasta de una banda de medio pelo. Se equivocan en la version del Then he kissed me, que ellos rebautizan Then she kissed me. Supuestamente iba a contener una versión del Jailhouse rock de Elvis, que tampoco entraba ni con calzador y hubiese sido muy curioso poder ver el resultado de un tema del Rey en manos de los reyes del momento.

Otra vez Paul pese a su error en la version, nos apabulla con Love gun y I stole your love, el tema que abre y da nombre al disco es una declaración de principios y una potente apertura que surca el vinilo como cuchillo corta mantequilla caliente. Todo es soberbio y majestuoso, aunque a mi al menos empieza a cansarme el doble sentido de siempre Love/Pene, que tantas y tantas bandas desgastaron de tanto usar.

Gene coquetea con lo prohibido en una letra (Christine sixteen) que no entiendo como escapó la férrea censura, un par de frases lascivas que considero fuera de lugar hasta en el rock and roll considerando la edad de la refererida. Ace debuta en las voces con un tema a su altura, Shock me, que además escuchado a todo volumen suena de maravilla, todo en su sitio.

El disco decae por momentos hasta que I stole your love te da una ostia en plena mejilla y te recuerda que estás escuchando rock de alto octanaje, al menos por cortesía de Mr. Stanley, destaca la portada de Ken Kelly de nuevo, creando otra imagen icónica de la banda, cambio de diseño de vestuario, en lo más alto de la industria musical y en el principio de la etapa de distanciamiento entre los miembros fundadores de la banda, egos, drogas, intereses fuera de la musica, crisis emocionales salpicadas por celos entre ellos, generan una distancia que empieza a ser insalvable, para aplacar estas disputas, se decidirán varios planes, editar un disco en directo y más adelante cuatro discos en solitario, uno por cada miembro de la banda, con colaboradores ajenos de lo más variopinto.

Me centro en Alive II, un doble disco en directo soberbio, mi disco en directo favorito de siempre, el que me hizo soñar, el que desató mi amor por Kiss a mis catorce años.

El disco que cambió mi vida

Recuerdo que lo tenía grabado en un cassette que me costó doscientas pesetas, marca Basf de cromo, como carátula tenía la portada recortada de la revista Bid (Discoplay), aquella revista que vendia música por catalogo desde Madrid, mi walkman era marca Sony, dos pilas y auto reverse, auriculares de esponja naranja, como sonaba aquello!

Empezaba Love gun y yo subía el volumen, solo había visto esa imagen del cuarteto, no sabía nada más. Había escuchado algo antes pero no lo asociaba, recuerdo ademas que en mi mente separaba las pistas de cada instrumento y las aislaba mentalmente para decidir cual me gustaba más.

Unas veces ganaba Ace pero casi siempre Paul, nunca Peter, el sonido de batería de este Alive II es horrible, es como si clavaran tenedores en una lata de sardinas, solo me gustaba en God of thunder hasta que llegaba el solo de batería y lo pasaba rápido, jugaba a imaginar que estaría ocurriendo en el escenario mientras sonaba la musica en mi cabeza, cual sería el desarrollo, que hacia cada uno, con que gestos se correspondían los ruidos ajenos a la música, como estaría el público.

Todo pasaba por mi mente a mil por hora, yo quería estar ahí, viendo a Kiss y gritando We want Kisssss! `pero no, yo era un adolescente lleno de granos, con rodileras en los pantalones, el pelo de Jimi Hendrix, las pecas de Tom Sawyer y de una ciudad tan muerta y alejada del rock como Elche, de donde podría yo sacar toda la información que mi ansiosa cabeza necesitaba para poner en orden todo lo que me asediaba cuando escuchaba a Paul decir, Alright Love Gun!

Tardé un par de años, años en los que mi pasión por Kiss no hacía más que crecer y crecer, mi deseo de tener todo sobre ellos, de verles, de conocerles, de darles las gracias por todo lo que su música hacía por mí, con dieciseis ya sabía todo sobre ellos, tenía casi todos sus discos, aquí no era tan fácil conseguirlos, y ya sabía lo que me gustaba de ellos y lo que no, fui y soy fan hasta la muerte, pero tuve tal sobredosis en tan poco tiempo, que dejé de escucharles una temporada.

Estuve más metido en Def Leppard y Whitesnake, o la avalancha de grupos editando discos de una calidad inalcanzable como Operation Mindcrime (Queensryche) Long cold winter (Cinderella) Transcendence (Crimson Glory) comencé a escuchar más porfundamente a Neil Young, John Cougar Mellencamp, Tom Waits… hasta que Crazy nights llegó a mis manos y me sedujeron de nuevo, pero eso ya lo contaré.

En Alive II ya cada uno va por su lado, la banda está herida de muerte, desmembrada, el management recurre a ideas descabelladas como asociarse con Hanna Barbera y producir una pelicula sobre Kiss y el robo de sus talismanes en un parque de atracciones, que generaría más vergüenza ajena que otra cosa, la edición de Comics Marvel fue un gran acierto eso sí, también los cuatro discos en solitario que dejaron a más de un fan pensando que narices hizo Gene y en que pensaba Peter, mientras Ace y Paul crearon dos obras sólidas explotando su personalidad y elevando su reputación un peldaño más alto si cabía, cierto es que fueron un medio fracaso de ventas y casi llevan de nuevo a Casablanca Records a los números rojos.

En la cara b del segundo disco de Alive II encontramos temas que no tienen sentido, que no están plenamente interpretados por los miembros de Kiss y ya dejaban claro el futuro de la banda como tal, aun así eso no importaba a nadie, más que nada porque el hermetismo de la marca que habían creado, les protegía del acoso público fuera del escenario y tampoco filtraban los músicos de sesión participantes en sus grabaciones, algo que para muchos es un sacrilegio pero debemos entender que la maquinaria no puede parar y si un musico no aparece en las sesiones, no es imprescindible, en el caso de Peter y Ace ya empezó a ser frecuente la dejadez, Gene también estaba metido en sus relaciones amorosas y de vez en cuando dejaba de lado su bajo para disfrutar de noches de sábanas blancas con sus amantes, así pues en la grabación del siguiente disco, Kiss asistió a la crónica de una muerte anunciada.

Premonitoria sesión de fotos para Dynasty, la banda necesitaba apoyo psicológico

En Dynasty recuperan algo de brillo con las composiciones de Paul y su aroma disco, Ace aporta un sonido de guitarra muy afilado y rockero mientras que Gene… dejemoslo ahi, Peter está completamente ausente como músico y recupera otro tema del baul de los recuerdos, que curiosamente es el que más me gusta del disco, Dirty livin’ que usó como mensaje oculto a los jefes, Vini Poncia produce de manera desigual, sonando a veces demasiado chirriante y otras muy acaramelado, gran portada, grandes singles y daría paso al principo de la debacle.

Unmasked, Vini de nuevo en los controles, otra gran portada jugando al despiste, Gene de nuevo ausente, Ace en su línea rockera, Peter ya no está y sólo graba el video de Shandi, que sería su adiós hasta la gira 95/96, Unmasked es un disco que no demuestra nada nuevo ni les desenmascara, adolece de una pésima producción y el abuso de teclados de todo a cien, como en Tomorrow donde por momentos suena la flauta del afilador, se mantiene por que Paul no decae apenas, muy contagiado por la fiebre disco pero hasta cierto punto comedido, a mi me parece un buen disco pero esto ya no es Kiss desde hace años.

Unmasked, el principio del fin

Tratan de aprender de errores y vuelven al redil de Bob Ezrin para grabar un disco basado en una historia que no tiene ni pies ni cabeza, un despropósito con mucho encanto, que ha envejecido muy bien, pero sigue siendo un disco que no tiene el sello Kiss, el gatito Peter es sustituido por el zorro Eric Carr, un tio que suena como el hijo bastardo de John Bonham, que además canta bien y viene sin ego.

Ahora Kiss suena a heavy metal por los cuatro costados y en vez de aprovechar esa línea, que más adelante les abriría el camino en Creatures of the night, deciden centrarse en crear un album conceptual, serio, con letras medianamente profundas, coros celestiales, falsetes a saco, doble bombo y acústicas, colabora hasta Lou Reed! Ace se despide de la banda grabando un solo endiablado en Dark Light, con una pista de batería magistral a cargo de Eric? Por que con Kiss a estas alturas ya no sabemos quien toca que.

The Elder o el adiós a los viejos tiempos

Decepcionan a los fans con el nuevo aspecto, con las canciones y la sobriedad, estos abandonan a la banda en masa, Gene ya no habla de sexo y fiestas interminables, ni de chicas que quieren que el doctor amor las cure, ahora habla de un mundo sin héroes, de un mundo decadente sin sueños que cumplir, ya no hay fiesta, no hay chispa ni magia, solo cuatro personas incómodas dentro de su personaje, observando de cerca la decadencia, la desgana, la desaparición de una magia que otrora les hizo ser más grandes que la Coca Cola.

Apenas hay mas que unas presentaciones del disco y visto lo visto se toman un respiro, no han sabido aprovechar el momento, reflexionan, sobre todo Paul que ya es el líder indiscutible y el resultado es amoldarse a los nuevos tiempos, sonar más duro, más potente.

Para ello también se rodean de colaboradores externos y así evitan repetir la vieja ´fórmula, reclutan a Bryan Adams entre otros, a un nuevo guitarrista que será definitivo en su resurgir, aunque los guitarristas que tocan en el disco como músicos de sesión logran rematar un gran trabajo, Ace entre accidente y accidente está harto de todo lo que sea maquillaje y tener que verse las caras con todo lo que huela a Kiss, sueña con lanzarse en solitario, y lo hará con dos grandes discos en un plazo inmediato, su sustituto despues de buscar entre grandes nombres, es Vinnie Cusano, alias Vinnie Vincent, VV para los amigos, un guitarrista muy heavy, tremendamente técnico pero con un sentido de la melodía inusitado, apabulla a quienes le escuchan tocar, compone de maravilla, tiene demasiado ego, pero eso se puede llevar por que la organización está desesperada por recuperar el favor del público.

Gran portada, mejor disco

Entre todos paren Creatures of the night, un disco maravilloso lo mires por donde lo mires, desde el precioso trabajo gráfico de la portada, que por temas de marketing incluye a Ace, hasta su demoledor sonido, Gene regresa del limbo y aporta contundencia, toca el bajo de forma implacable, compone junto a VV I love it loud, una especie de Rock and roll all night a lo heavy, se luce en Saint and sinner, para mi de sus mejores canciones, con un solo memorable, Eric Carr hace que la pérdida de Bonzo de LZ no sea tan llorada, su pegada es de un ejército de tanques disparando a la vez, Paul está en su maximo esplendor, dominando el canto como nunca antes, marcando un punto de inflexión en su forma de entonar, pese al tremendo fallo que es Keep me comin’, un intento del Starchild de sonar a Robert Plant, no hay más fisuras en el vinilo, suena como si estuvieses en tu casa y de repente una bola de demolicion entrase por la ventana, pero no vendió lo que merecía, demasiados fans les habían dado la espalda, The Elder era un lastre que les había hundido en el fondo del océano, así es que después de una gira por Sudamérica, donde sí tuvieron notoriedad, actuando en Maracaná delante de 170000 personas, clausuran la primera etapa con maquillaje para entrar en el estudio y grabar un discazo como fue Lick it up, del cual hablaré en otra ocasión pues de momento solo quería rendir homenaje a esta etapa.

Me considero fan de Kiss, aunque creo que tengo derecho a ser crítico, tengo sus discos, les escucho desde toda mi vida, les he defendido siempre, he viajado bien lejos para verles, les he conocido, tengo sus firmas y sus puas, les adoro, son la banda sonora de mi vida, pero como es lógico, en una carrera tan larga, han cometido errores, ha habido de todo y en la memoria quedarán esos altibajos, que luego compensan con una escucha de su viejo material o un visionado de sus conciertos hasta el 77, donde en directo no tenían rival, destrozaban a todo lo que se les pusiera delante, a veces sonaban como el culo, con el tempo de Criss acelerado debido a sustancias nocivas en cantidades ingentes, pero daba igual, ibas a ver un concierto de rock de una banda formada por super héroes que estaban en la tierra en ese momento y tú eras afortunado de estar ahí, asistías a un espectáculo de sudor, sangre falsa, fuego, baterías que se elevaban, escenarios innovadores, coreografías, guitarras que lanzaban cohetes y humo, mucho humo, quien querría perderse algo así?

En España la censura nos nos permitió apenas saber nada, yo era un niño y lo poco que llegaba era de fuera, aquí solo rumores y alguna imagen fugaz, leyendas absurdas basadas en la más aboluta ignorancia y el sensacionalismo, que incluso en 2008 en Kobetasonik llegué a escuchar al lado mío.

En mi adolescencia, como muchos otros, abría las portadas de los discos recién comprados y no me cansaba de ver las fotografías mientras sus canciones sonaban, era una especie de liturgia, tenia ansiedad por conocer más, por poseer más, por coleccionar material que nadie tenía y poder estar un poco más cerca de esos privilegiados que les habían visto en directo.

Kiss es una de esas bandas que dejará de tener presencia en directo en breve, se despedirán del escenario a lo grande pese a su edad, los niveles de exigencia de sus conciertos no tienen que ver con los de muchas otras bandas que aguantan más, en los últimos veinte años han actuado sin cesar, han batido records, han creado y moldeado su pasado, han sabido adaptarse a los tiempos y sobre todo han dejado bien claro a escépticos y a los que les consideraban algo fuera de lugar, que fueron una combinación única que jamás se ha dado en el mundo del espectáculo.

Cuatro jóvenes que querían comerse el mundo y se comieron la galaxia entera, sin ser los mejores, ni los más grandes, lograron rebatir a sus críticos, lograron llamar la atencion de quienes pasaban de ellos, reunieron familias en sus conciertos, consiguieron que al salir de su presentacion en vivo, los asistentes a la misa rockera salieran con una sonrisa en su rostro y esa inolvidable sensación de saber que has pagado lo que vale vivir eso.

Pasarán tantos años como ya han pasado desde su debut y seguiremos hablando de ellos, sus canciones y su icónica imagen que traspasó fronteras hace décadas, su visión estratégica del mercado de artículos relacionados con ellos le hace tan asquerosamente ricos que parece verdad eso de que la música la hacen por placer, nadie en el mundo puede decir que nunca ha escuchado una canción de Kiss, o que no ha visto algo relacionado con ellos, a quien le enseñes una fotografía inemdiatamente les ubica, se refieren a sus maquillajes o te tararean una canción, y eso… es un logro universal, no solo música e imagen van de la mano, son un icono del siglo XX y XXI, son el mito y la leyenda, son KISS.

Insuperables en esa gira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *