El día en el que Kiss se deshicieron del maquillaje

18 de Septiembre de 1983, Kiss desnudan sus caras ante el público quitando su maquillaje y sus pinturas de guerra. MTV les preparó una entrevista con motivo del lanzamiento de Lick it up.

Kiss Rueda de prensa
Rueda de prensa en la MTV

A partir de ese momento comienza una etapa a cara descubierta. Ya no tenían que esconderse de los fans y los periodistas. Dejaban de ser super héroes para convertirse en músicos. Esperaban un reconocimiento de la crítica y agregar nuevos fans a su maltrecha base de acérrimos, que habían sufrido el hastío y el cansancio de una banda agonizante.

Lo cierto es que era la única solución. Paul Stanley estaba totalmente convencido de ello, Gene no lo veía tan claro. Ya lo habían discutido en las sesiones de grabación de The elder, en esas conversaciones reinaba el temor a perder fans y al rechazo de la prensa y la industria. El disco con Bob Ezrin supuso una revolución a nivel estético y musical en la formación, pero no cumplió las expectativas.

Durante el proceso de composición de Creatures of the night y con el abandono de Ace Frehley, Paul volvió a la carga. Pero Gene viendo que el sonido volvía a ser más duro prefirió seguir explotando su celebérrimo personaje de The Demon. Aunque Mr. Simmons comenzaba a mostrar señales muy peligrosas de sus ambiciones fuera de Kiss.

Así es que después de la exitosa visita a Sudamérica y la publicación del nuevo disco ya con Vinnie Vincent integrado en la banda. Lick it up comienza a tomar forma.

Lick it up
Lick it up

Kiss vuelven a confiar en Michael James Jackson. Estaban contentos con la producción de Creatures y además a Eric le había maravillado su técnica para conseguir un poderoso sonido de batería. Usan dos estudios simultáneamente para completar la grabación en los tiempos establecidos. Además trabajan casi día y noche para pulir los temas presentados.

Como ya era habitual en la formación, usan agentes externos para reproducir partes de las canciones que consideraban necesarias. Rick Derringer por ejemplo graba el solo de Exciter pues para el productor la sensibilidad de Vinnie es demasiado melódica para este corte.

Casi todos los temas llevan la marca de Vinnie Vincent como compositor e ideario de los riffs, combinándose a la perfección con Paul y Gene. Young and wasted, Lick it up, a million to one. Siendo All hells breaking lose donde destacan todos juntos. Con un rap de Paul Stanley adelantado a su tiempo.

Este nuevo trabajo les devuelve a las listas de éxitos y recluta nuevos fans, atraídos por los nuevos sonidos más metálicos que el pequeño hacha de Connecticut aporta. Portada llamativa por la ausencia de trajes y maquillaje representativos. Icónicos videoclips conceptuales, presencia masiva en la MTV y nuevas energías auguran un nuevo futuro comercial.

La gira llega a Lisboa. Donde por primera vez tras la actuación en petit comité en la boda de Ace Frehley actúan sin maquillaje. Los portugueses entran en la Kisstoria como primera ciudad en verles con la nueva presentación. España es el siguiente país. Dos noches en Madrid, una en San Sebastián y otra en Barcelona.

Kiss en Madrid, segunda noche

Nuestro país en aquella época no era un país de conciertos de rock. La afluencia de público se nota, para colmo las conciertos se anuncian con maquillaje y Kiss había decidido desenmascararse justo muy poco antes de venir. Lo que resta atractivo y decepciona al sector más radical de sus fieles.

La baja asistencia provoca pérdidas en la compañía promotora y esta quiebra. Kiss no eran los culpables, sus shows fueron apoteósicos. Era la España de los 80 y las dificultades económicas por las que el país atravesaba, altas cotas de paro entre otras cosas.

Gene y Paul disfrutan de esta gira española y se dejan ver en Joy Eslava, Corral de la morería y otras zonas de ocio y diversión. Se muestran amables y solícitos con la prensa. Las cosas habían cambiado y había que hacer promoción a toda costa. Como dato curioso, su caché fue de 30.000 dólares por actuación, aunque ellos corrían con los gastos de organización de los eventos.

Vinnie por bulerías

Durante esa gira, Vinnie irrita sobremanera al resto de la banda, sus interminables solos desquician a los jefes y es expulsado definitivamente. Lick it up es un gran disco, sigue la corriente más metálica y de rock and roll clásico que la banda quería volver a tener. Ya en Creatures of the night comenzó esa modernización del sonido pero guardando la esencia más metálica. Las influencias Led Zeppelin son notorias y la pegada de Eric Carr ayuda bastante.

El Starchild está en un momento de forma y voz envidiable, destacando en Exciter y A million to one. Gene está más que correcto aunque en mi opinión baja un peldaño con respecto a su anterior trabajo. Vinnie Vincent destaca por su vertiginosa rapidez, sus endiablados riffs y sobre todo por su capacidad melódica. Algo que en Kiss no había tenido cabida hasta entonces. Ya con I still love you comenzo la metamorfosis que culmina con A Million to one, empezando a notarse un giro a lo pop metal que sería sello de la banda en los siguientes vinilos.

Entramos en 1984. Ya sin Vinnie nuestros héroes sin maquillaje necesitan un guitarrista técnico, con buen sonido y mejor presencia. En Kiss siempre se ha buscado mantener una imagen coherente y con Mark St. John lo logran. Mark es un profesor de guitarra especializado en jazz y clásica, viene de California, alto, moreno y con unas dotes espectaculares.

Se embarcan en la gestación de Animalize. Siendo este más bien un disco de Paul, fue su mentor y su trabajo está capitalizado en la producción, diseño, composición, etc. Gene estaba jugando a ser actor en Hollywood y digamos que apenas demostró interés en el disco. Mark encajó muy bien en lo que se pretendía obtener de él, aunque Stanley en más de una ocasión argumentó que no fue una decisión acertada. Le consideraba incapaz de repetir un solo dos veces seguidas, solo era un corre mástiles para él. Pero las urgencias y la sensación de estar sólo en el barco, le hicieron decantarse por él. Previa recomendación de Dana Strum.

Animalize y su llamativa portada
Animalize y su llamativa portada

Animalize es un disco mediocre, el peor sin duda de la etapa sin maquillaje. Tiene muy buenos temas de Paul, que compone con ayuda de Jean Beauvoir. Quien además ofrece su instrumento en algunas canciones. Destacaría Thrills in the night, Heaven’s on fire ( a la estela de lick it up) y I’ve had enough.

Las entregas de Gene nunca pasarán a la historia de la banda, siendo Burn bitch burn lo más destacable de una serie de canciones mundanas y chabacanas. Su ausencia provoca el enfado de Paul, así mismo llena los dos estudios de músicos ya utilizados anteriormente por la banda y trae a Bruce Kulick a echar una mano. Bruce es hermano de Bob, quien desde los comienzos de la formación ha estado en la sombra tocando partes de guitarra aquí y allá.

Al comienzo de la gira Mark es afectado por el Síndrome de Reiter. Una enfermedad que le impide tocar la guitarra y le aleja de Kiss casi definitivamente, siendo nuestro amigo Bruce Kulick quien se encarga de presentar el resto de la gira y asentarse como miembro de pleno derecho en la corporación Kiss.

Buenas ventas y el impacto del clip de Heaven’s on fire cimentan el estatus platino. Pese a ser un trabajo más bien flojo y deslabazado, deja muy a las claras quien manda en Kiss y lo importante que es el aspecto para ellos. La imagen sería clave en su siguiente entrega.

En 1985 tenemos Asylum. Dejando patente que quieren ser una banda MTV y asumiendo la moda del rock and roll con leggings de colores y mucho fluor y flecos. Esta vez se maquillan, de forma muy hortera sin tener que ver con sus antiguos personajes.

Asylum
Cambio de imagen para Asylum

Bruce y otros músicos participan de nuevo en la grabación y las composiciones. Gene Simmons seguía fuera de onda, preocupado por establecerse como actor. Productor de nuevas bandas y hombre de negocios moderno. Según contaba Stanley, el disco a Gene le importaba bien poco, aparecía y desaparecía sin dejar huella, entregaba canciones infumables que no sabíamos si había compuesto él mismo.

En este disco Paul Stanley sigue componiendo con Desmond Child y se dejan llevar por la corriente de la época. Se viste como David Lee Roth y Brett Michaels, quiere ser Bon Jovi y cualquier nueva estrella que emerja atrayendo mujeres. La presencia gana a la música y se refleja en el vinilo.

Tenemos por un lado King of the mountain, Who wants to be lonely y Uh all night, un gran single como es Tears are falling, nada más. Gene sigue en su mediocridad que le dura ya dos años largos y recibe el toque de atención por parte de Paul. La no certificación de platino crea disgusto y roces entre ellos. O espabilas o me voy en solitario.

Bruce declaró que Gene y Paul son muy diferentes a la hora de componer. Paul trae una línea hecha y casi finalizada, trabaja cinco días a la semana y prefiere descansar dos días. Gene trae unas lineas, esbozos, ideas aisladas que va uniendo con sugerencias que se deja aportar. Suele traer viejos temas del pasado que vamos modernizando. No tiene horarios, día, noche, domingo, le da igual.

Tears are falling

Los críticos aplastan el resultado final del disco. Lo tildan de intento de modernidad y de copiar el éxito de las pop metal bands. Eso sí, todos son unánimes a la hora de destacar el trabajo de Paul y sobre todo los magníficos solos de Bruce Kulick, que ya es parte integrante y muy importante en la formación, aportando frescura y técnica depurada, que contrasta con su timidez en el escenario.

La gira es un pequeño fracaso y no dura mucho el aguante de Paul. Que comienza a trabajar en un disco en solitario. Podemos escuchar unas demos donde nos demuestra que está en su momento más potente en cuanto a voz, llegando a unos agudos inalcanzables para los débiles mortales. Time traveller, Best man for you, Sword and the stone (que utilizarían Bonfire) que demuestran que nuestro Starchild está más que decidido a tomar un paréntesis de Kiss o quien sabe si a enterrar al monstruo.

Gene ofrece la reconciliación, pactan que va a haber una mayor involucración en el proceso creativo y desarrollo de la banda. Hay cierta corriente positiva y aire nuevo que invita a subirse a la ola de ventas masivas que invade las listas. Tenemos reinando a Def Leppard, Bon Jovi, Motley Crue, Cinderella, Poison, Ozzy Osbourne. Kiss se pregunta porqué no pueden unirse ellos a esta tendencia.

Crazy nights
Crazy nights y el retorno al platino

Fichan a Ron Nevison, que había trabajado duro para lograr un super ventas con el The ultimate sin de Ozzy, comienzan a trabajar en su creación de 1987, Crazy Nights.

Editan un disco que rivaliza con todo lo anteriormente mencionado y les aupa a la cima de las listas. Retoman el millón de copias despachadas en apenas seis meses. Pero tras el éxito del single Crazy, Crazy nights, seguido por la hermosa balada Reason to live, vuelven a perder fuelle. Esta vez el grueso de sus fans les acusa de introducir teclados y perder la esencia. El disco suena muy inocente, sin punch, demasiado azucarado. Incluso las otrora composiciones de Gene que aun siendo mediocres tenían algo de potencia, aquí suenan a letras lascivas que no se cree nadie.

Bruce y Eric bordan un trabajo espectacular, los temas de Paul son homogéneos, comerciales, pegadizos. Los de Gene son de compromiso otra vez, aunque subiendo un peldaño en calidad. Dejan muchos fuera e incomprensiblemente meten un No, no, no que chirría dentro del concepto. A pesar del lucimiento de Bruce y Eric no encaja con la dirección del disco.

Crazy, crazy nights

Crazy, crazy nights es el single que todo grupo que se precie debería tener en su discografía, así como Reason to live es la balada típica ochentera. Bang, bang you, I’ve fight hell to hold you, My way, Turn of the night y Reason to live sirven para demostrar a Paul que puede luchar cara a cara con las nuevas estrellas.

Gene sigue su línea más chabacana y mediocre que reventaría negativamente en el siguiente disco donde roza el nivel más bajo. En la gira está fuera de onda, mientras Paul reina jugando a ser un cruce de Bon Jovi y Diamond Dave pero con mejor voz. Gene luce unas pelucas desastrosas y canta de forma lamentable en algunos conciertos, llegando en Tokyo al ridículo en I love it loud. Aquí en esta gira tenemos el primer guiño de Simmons al Kiss más clásico, luciendo su imagen maquillada en uno de sus bajos.

Después del paréntesis que fuerza Paul con su mini gira en solitario del 89, reunión de urgencia para discutir el futuro. Paul no va a perdonar más ausencias y quiere involucración sólida y definitiva.

Deciden entrar al estudio para crear Hot in the Shade. Que tiene el dudoso honor de poseer una de las peores portadas que se han editado. Kiss pretendía erradicar los teclados, complacer al sector más radical de sus fieles y de paso volver al hard rock de raíces clásicas. Rock and roll puro y duro. Tal y como ya hiciesen con Rock and roll over después de Destroyer.

Hot in the sahde portada
La portada más horrible de la historia

Pero esta vez la jugada no les salió tan bien. Las comparaciones son odiosas y Hot no cumple las expectativas. Contiene buenos temas de Paul, más orientado al AOR quizá. Un super éxito como Forever, que viene de la cabecita de Michael Bolton y un Hide your heart que ya se había escuchado en boca de otros.

Nuevo guiño al pasado

Rise to it vuelve a reivindicar el maquillaje en un buen clip y digamos que la cara A de las 15 canciones ofrece un buen resultado. Por el contrario, la cara B se diluye con banalidades y viejas demos que no valían antes ni ahora. El disco es flojo, mal producido, con un Gene casi en su peor .estado contributivo. Ya nadie se cree al depredador sexual, al demonio que escupía sangre y nos atraía con su lengua. La esencia del personaje ha sido arruinada por el desinterés y la apatía.

Aun así, en la gira se defiende muy bien, Bruce empieza a ser menos palo, Eric atronador como siempre, menos acelerado que en las anteriores giras y reinando por encima de un monstruoso kit de batería. Paul es quien más reforzado sale en la gira, para muchos estaba llegando al máximo y en ese periodo está increíble en todos los aspectos.

Después de un extenso tour llega la triste noticia. Eric Carr apenas puede asistir a las nuevas grabaciones para Revenge. Sufre un cáncer durísimo que le obliga a ser operado de urgencia.

Los jefes son conscientes de que Hot in the shade no ha sido un buen intento de conseguir sonar como en el pasado. Llegan a disco de oro y Forever suena en todas las emisoras. Pero es un retroceso en sus ambiciones. Así es que aparece de nuevo Bob Ezrin.

La gira de Hot in the shade comenzaba a devolverles a la senda

Como parte de la banda sonora de una película infumable. Kiss recibe la oferta de grabar el clásico de Argent, God gave rock and roll to you. Carr ya está tan enfermo y debilitado que no puede participar en el proceso de grabación y es Eric Singer quien le sustituye en los parches. Anteriormente Singer había girado con Paul en solitario, así mismo había dejado su impronta en giras con Gary Moore, en grandes trabajos con Badlands y también con Alice Cooper. Carr en un supuesto encuentro en el año 89 le dijo a Singer que él sería su sustituto en Kiss.

Para el clip de apoyo Eric Carr pide participar, luce peluca pues pierde su característica bola de pelo con la quimio. Sufrió mucho en la grabación del vídeo pero se sobrepuso, lo cual daba un atisbo de esperanza en el seno de Kiss.

Eric Carr
Eric Carr 1950-1991

Desgraciadamente el viejo zorro nos deja para siempre y la maquinaria tiene que seguir, Revenge espera a ser moldeado.

Revenge ya es otra cosa. Bob Ezrin les vuelve a exprimir como ya hiciera en Destroyer. Se rodean de algún músico externo, Kevin Valentine (que años después grabaría el Psycho Circus) Dick Wagner vuelve a meter un solo en una canción de Kiss. Regresa Vinnie Vincent para ayudar a componer, Kane Roberts aparece, Tommy Thayer compone y graba coros. Eric Singer se impone por proximidad al primer elegido para poner baterías al disco, el reputado Ansley Dumbar fue la primera opción para Bob.

Este es el disco que los fans de Kiss presentamos a los que nos escupen en la cara que los de NY son malos músicos. Que es solo maquillaje y pirotecnia para esconder su poca habilidad. Revenge es un disco del que pueden estar orgullosos, el gran final, el broche de oro a una época (aunque aun nos quedaban Carnival y Unplugged) y el cierre definitivo a las giras sin pinturas de guerra ni botas de plataforma.

Revenge
Revenge es la vuelta al pasado

La apertura con Unholy ya nos deja boquiabiertos, letras oscuras y un riff muy muy cañero. Algo inusitado en sus anteriores trabajos, letras y guitarras por cortesía del guerrero egipcio que devolvió a la vida a Kiss durante dos discos a principios de los 80, Mr. Vinnie Vincent. La producción es potente, clara, muy cruda y con empaque.

Paul luce sus mejores galas durante todo el disco. Gene resucita con Bob respirando en su cogote a diario para exprimirle. Eric Singer cambia el registro de batería de los anteriores trabajos, ofreciendo una amalgama de trucos técnicos que encajan a la perfección con los nuevos ritmos. Quizá con Ansley Dumbar se hubiese ganado potencia, pero esta no es una banda que se caracterice por su pegada hasta la llegada de los Eric. Digamos que la potencia no es el sello de Kiss.

Kiss
Para servidor la mejor formación de Kiss

Bruce rebasa todo lo anteriormente mostrado, es su mejor trabajo, más maduro, metido de lleno en la idiosincrasia de lo que Kiss representa. Ofrece unos hachazos dignos de escucha, una cantidad de recursos que le coronan en este trabajo. Parece ser que por primera vez no hay un integrante que destaque por encima de otro, en conjunto suenan perfectos.

Mención aparte merece el homenaje póstumo a Eric Carr incluyendo un solo de batería grabado con Ace Frehley en la era The Elder, pero aquí cualquier huella de Space Ace es borrado y sustituida por Bruce con maestría.

Además de Unholy tenemos, maravillas como Spit, Heart of Chrome, Tough love, la vacilada ZZ Top que es Domino, el cover de Argent (God gave Rock and roll to you) con la letra cambiada, Everytime i look at you, la pegadiza I just Wanna, Take it off (compuesta a medias con Kane Roberts). Cero rellenos como anteriormente nos tenían acostumbrados para nuestra desgracia. Y ningún miembro por encima de otro, suenan a bloque, pero bloque de hormigón armado y acero pulido.

En la cúspide de sus directos, 1992 gira Revenge

La gira ofrece lo mejor que Kiss ha dado en directo desde el 77, dejando conciertos imprescindibles como el Rock and Rio o su aparición en Argentina. Y después del merecido descanso llega el maravilloso Unplugged de la MTV del que ya hablamos en el artículo sobre este tipo de conciertos. Pero vamos, recomendadísimo.

Carnival
Carnival of grunge

Se edita un box set que se vende como churros y se filtran las demos de Carnival of souls. Un disco que seguía la estela de las bandas predominantes del momento, sobre todo Alice in chains. Personalmente creo que es un buen disco y ojalá hubiese sido producido como debió ser. En esas sesiones, los cuatro músicos no solo demuestran su calidad, también arrojan a la luz su versatilidad, vuelven a tapar bocas como ya hiciesen con Revenge y Unplugged. La crítica y la historia comienza a otorgarles el lugar que siempre les negaron. El disco no se vende bien ya que aunque triunfa en los sectores underground, no hay apoyo ni promoción alguna y para colmo la banda anuncia el regreso a la gloria del comic Marvel, el fuego, los escenarios mastodónticos, las plataformas y el Max Factor esparcido en sus rostros.

Kiss desata la locura en una entrega de premios Grammy que les sirve para comprobar si se les echaba de menos con Peter y Ace… Doc Mcghee se sale con la suya. Años atrás había hablado con Gene y le dijo que cuando pensaran regresar a maquillarse habría negocio conjunto.

Todo vuelve a lo grande, baten records de venta de entradas, giran en aviones privados, dan ruedas de prensa en protaaviones. Editan un disco bastante falso donde apenas tocan juntos, hacen una gira que cabalga entre la nostalgia, las broncas y el todo por la pasta. Pero ofrecen unos más que dignos conciertos hasta que Ace y Peter empiezan a ser Ace y Peter de nuevo.

Batiendo records en el Tiger Stadium

Vendrían giras en 3D, nuevos muñecos, saturación de merchandising, gira con orquesta sinfónica en un buen disco Alive Symphony en Australia. Acto seguido empezarían las eternas despedidas después de la gira Alive 35 donde el Catman y Space Ace son clonados por Eric Singer y Tommy Thayer.

Se sacan de la manga el lucrativo y divertido Kiss Kruise donde ofrecen a sus seguidores una semana temática de crucero Kiss, con actuaciones de todo tipo y la salud de la banda es buena. Hasta que Paul comienza a perder la voz y pierde protagonismo en los conciertos. Logrando disimular un poco con el recurso del lip synch (playback) y comienzan a resentirse. Quizá dando más protagonismo al escenario que a la música. Pero siguen siendo Kiss y seguirán siendo la banda de mi vida.

En los Kiss Kruise puedes disfrutar de todo tipo de shows

De sus dos últimas entregas casi prefiero ni hablar, Sonic Boom es un refrito de demos desechadas de todas las épocas. Un trabajo sin apenas alma que solo es una excusa para salir de gira. Ellos mismos confiesan en todas las entrevistas que no creen en lanzamientos nuevos ya que no tienen nada que ofrecer y todo está ya escrito, pero la pela manda. Tras una buena última gira que disfruto en 2010 pienso que asisto a su canto de cisne y veo la retirada como mejor solución, Paul está cansado y sus discursos se alargan hasta la eternidad, llegando a ser aburridos. Gene se mantiene con cierta dignidad y canta mejor que hacía años, acaparando casi todas las miradas en los shows. Eric y Tommy son dos marionetas calcando los erráticos movimientos de Ace y las gimmicks de Peter, esto ya deja de ser algo serio.

Para mi sorpresa más tarde llegaría Monster, un disco horrible lleno de plagios descarados a otras bandas, Sammy Hagar y Tuff Darts son bochornosamente copiados y el disco apenas tiene personalidad. Es un plástico con una horrible producción que daña los oídos, todo mezclado sin alma ni una pizca de frescura, casi llega a número uno, lo cual hubiese sido cómico. Su probablemente peor trabajo hubiese sido su chart más alto, de chiste.

La consiguiente gira no es más que otro mero conducto a la pasta pura y dura. Los nuevos trajes no cuadran con el espíritu de la banda, Gene parece una tortuga ninja con coraza, pero vende muy bien su línea de bajos, deberían haber llamado a esa gira Only for the money para ser justos.

Hasta 2020 siguen dando conciertos en su enésima gira de despedida. Una gira en la cual el playback es tan descarado que da vergüenza ajena y produce bochorno, pero el final está más cerca y en lugar de dejar el listón bien alto, han preferido desvanecerse con más pena que gloria. Por supuesto están en su derecho, pero deberían ser honestos y dejarlo aquí. Seguro que hacen felices a miles de fans que no les han podido ver y me parece genial, Kiss es y será siempre la banda sonora de mi vida, pero por favor que esto pare ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *